China aprobó la emisión de 43 bonos corporativos por un valor conjunto de 66.730 millones de yuanes (7.198 millones de euros) en el primer trimestre del 2009, para ayudar a cumplir los planes de estímulo del Gobierno chino ante la crisis económica mundial. Durante la primera mitad del 2008 sólo se emitieron 11 bonos corporativos, en comparación con los 43 emitidos en los tres primeros meses del 2009, de los que 5 provienen de empresas estatales administradas directamente por el Gobierno central chino. Expertos citados hoy por el diario "Shanghai Daily" señalaron que la aprobación de tantos bonos en lo que va de año está relacionada con la financiación de parte del paquete de estímulo oficial de 4 billones de yuanes (585.000 dólares, 450.000 millones de euros), sobre todo para los planes de construcción de infraestructuras.