El gigante francés de la distribución Carrefour anunció hoy medidas para ahorrar 4.500 millones de euros para 2012, basadas en la reorganización de la estructura del grupo y de sus servicios de compra y mediante una reducción de sus existencias, principalmente en Francia, España, Italia y Bélgica. La reestructuración de la cadena de distribución permitirá un ahorro de 3.100 millones de euros, mientras que la reducción de sus existencias a siete días posibilitará economizar 1.400 millones de euros, indicó su director general Lars Olofsson, sin más precisiones. El responsable de Carrefour desveló ante los analistas que el grupo espera así "asegurar su expansión en los mercados prioritarios de crecimiento".