Carphone Warehouse, la mayor cadena europea de tiendas de telefonía móvil, multiplicó por siete su beneficio al cierre del ejercicio fiscal 2009 (que terminó el 31 de marzo), por las plusvalías derivadas de la venta del 50% de su negocio de venta minorista y de distribución. El beneficio neto consolidado del grupo alcanzó los 550 millones de libras (623 millones de euros, al cambio actual), frente a los 73 millones de libras (82 millones de euros) de un año antes, según las cuentas remitidas hoy por la compañía a la Bolsa de Londres. Los ingresos del grupo se situaron en 1.385 millones de libras (1.569 millones de euros), un 2,7% menos, mientras que el resultado bruto de explotación (Ebitda) subió el 60,9%, hasta 140 millones de libras (158 millones de euros). Carphone Warehouse ha reducido su deuda neta casi a la mitad en el último año, hasta los 452 millones de libras (512 millones de euros).