El Gobierno canadiense amplió hoy hasta el 31 de mayo el plazo para que General Motors (GM) y el sindicato Canadian Auto Workers (CAW) lleguen a un acuerdo sobre la reducción de los costes laborales del fabricante de automóviles. Inicialmente, el Gobierno canadiense dio a GM y CAW hasta el pasado viernes para llegar a un acuerdo, pero a pesar de que las dos partes siguieron negociando todo el fin de semana, el convenio ha sido imposible. Ottawa y el Gobierno de la provincia de Ontario se han comprometido a proporcionar de forma conjunta hasta 6.000 millones de dólares (5.160 millones de dólares estadounidenses) a GM para su reestructuración si consigue reducir sus cargas financieras.