La Caja del Mediterráneo (CAM) está investigando la tecnología del reconocimiento facial para destinarla a sus cajeros. A través de esta herramienta sería posible detectar si la identidad del usuario de la tarjeta coincide con la del titular dicha tarjeta.