Cajastur obtuvo un beneficio atribuido de 165,7 millones de euros en 2009, lo que significa un descenso del 6,91% en relación al año anterior, tras triplicar sus provisiones, hasta 158 millones de euros, informó hoy la entidad asturiana. Así, las dotaciones a fondos de provisión crecieron un 214%, con lo que el volumen de fondos disponibles para la cobertura de distintos riesgos se eleva a 337,8 millones, de los que 164 millones son de carácter voluntario y extraordinario. La entidad que ha adquirido Caja Castilla-La Mancha (CCM) registró una tasa de morosidad del 3,23% pese a haber incrementado el volumen de riesgos clasificados dudosos por criterios subjetivos, en aplicación de la prudencia aconsejable en el actual entorno.