Cajasol obtuvo al cierre del ejercicio 2009 un beneficio consolidado atribuido al grupo de 115 millones de euros, lo que supone un descenso del 27,9% en relación con el año anterior, cifra que supone "una caída muy inferior al descenso producido en el sector de cajas de ahorros".  Según indicó la caja en una nota, en el pasado año la entidad "ha consolidado su fortaleza financiera, con un elevado nivel  de solvencia situado en el 14,5% y con una posición muy holgada de liquidez".