Caja Rural de Asturias obtuvo un resultado líquido de 12,03 millones de euros en el primer semestre, lo que supone un incremento del 8,59% respecto al mismo periodo del año anterior, ha informado la entidad financiera. Al finalizar el semestre, Caja Rural mantenía una morosidad del 1,28%, inferior a la media, para lo que cuenta con una cobertura del 189,98%. Los recursos con clientes ascendían a 1.950 millones de euros tras registrar un incremento del 7,6%, y la inversión crediticia había crecido un 10,88% hasta los 2.151 millones de euros. En lo que respecta a la cuenta de resultados, el margen de explotación aumentó un 15,40% y alcanzó los 20,05 millones de euros al incrementarse los fondos de insolvencia un 22,16%.