Caja España y Caja Duero han encargado a la consultora KPMG un nuevo informe más amplio para determinar el peso que cada una de ellas debe tener en la entidad que resulte de la unión de ambas entidades de ahorro. Ha sido el Banco de España, según una información publicada hoy por El Mundo de Castilla y León y recogida por Europa Press, quien ha pedido un estudio más pormenorizado y quien ha planteado la posibilidad de que las dos cajas necesitarían un tercer aliado para que la operación en la que se han embarcado sea exitosa.