Caja de Burgos obtuvo al cierre del tercer trimestre un beneficio de 40,8 millones de euros, lo que implica un descenso del 49% respecto al mismo periodo del ejercicio precedente, informó hoy la entidad en un comunicado.La caída fue consecuencia del descenso del volumen de negocio, el aumento de la morosidad crediticia y la caída de los tipos de interés de mercado, que "han favorecido un estrechamiento de los diferenciales obtenidos" y, con ello, un descenso en el margen de intereses del 8%.