El grupo Caixa Galicia registró un beneficio atribuido de 54,7 millones de euros en el primer semestre del año, lo que supone un descenso del 69,9% respecto al resultado obtenido en el mismo periodo de 2008.
La entidad financiera subrayó que ha realizado provisiones por importe de 52 millones de euros, en el marco de "una política de máxima prudencia".