La dirección de Burberry y los trabajadores de su planta de Barcelona han alcanzado un acuerdo para el cierre de las instalaciones, una medida que afecta a 294 personas, derivado de la desaparición de una de las dos filiales españolas de la marca.