La Comisión Europea dará en su reunión de este miércoles poderes a la responsable de Competencia, Neelie Kroes, para archivar el caso contra Italia por los obstáculos ilegales a la fusión de Abertis con Autostrade -ahora Atlantia-. Lo hará si el Gobierno de Roma corrige los problemas detectados por Bruselas. El Ejecutivo comunitario dictaminó el pasado 31 de enero que las autoridades italianas habían vulnerado la legislación europea al bloquear la transferencia de las concesiones de autopistas a la entidad resultante de la fusión entre Abertis y Autostrade. La medida obligó a ambas empresas a abandonar temporalmente la operación a finales del año pasado.