La Comisión Europea (CE) ha abierto un procedimiento de infracción contra el Reino Unido al considerar que no está garantizada la privacidad de los usuarios de Internet en los términos que establece la legislación comunitaria. La acción de Bruselas responde a las quejas de los usuarios británicos acerca del uso por parte de los proveedores de Internet de 'Phorm', un sistema que analiza los pasos de los internautas en la red para ofrecer publicidad personalizada.