La Comisión Europea ha asegurado que el proceso antimonopolio que mantiene abierto contra Microsoft no hará que los usuarios europeos paguen precios más altos que los del resto del mundo por la nueva versión de su sistema operativo, el Windows 7, cuyo lanzamiento está previsto en otoño. Microsoft ha anunciado que en Europa venderá Windows 7 sin incluir ningún navegador de Internet para librarse de una nueva multa e Bruselas.