La Comisión Europea ha aprobado la fusión de la empresa alemana RWE Power y Carbon Austria, operación que dará lugar a una compañía dedicada a desarrollar y aplicar proyectos de protección medioambiental. La operación ha sido examinada con arreglo al procedimiento simplificado del reglamento de fusiones, al no presentar problemas para la competencia.