La Comisión Europea amenazó hoy a España con sanciones por no aplicar la norma comunitaria contra el blanqueo de capitales, pese a que el plazo para hacerlo vencía el 15 de diciembre de 2007. El Tribunal de Justicia de Luxemburgo (TUE) ya condenó a España en septiembre de 2009 por no haber introducido las disposiciones de esta directiva en su legislación nacional. La amenaza adopta la forma de una carta de emplazamiento, primera fase de un procedimiento de infracción. Pero como ya existe una sentencia previa del TUE, si las autoridades españolas no corrigen la situación, el Ejecutivo comunitario podría exigir al Tribunal que imponga sanciones, por ejemplo multas diarias. Bruselas envió también una carta de emplazamiento similar a Irlanda.