La Comisión Europea expedientó hoy a España por la tasa que ha impuesto a los operadores de telecomunicaciones para financiar Radio Televisión Española (RTVE) y compensar así la supresión de la publicidad. Bruselas considera que esta tasa podría ser incompatible con la legislación comunitaria  sobre telecomunicaciones y perjudicar indebidamente a los operadores, limitando las inversiones en nuevas redes y afectando negativamente a los clientes.