La aerolínea británica British Airways (BA) vigilará que se cumplen las leyes de la Unión Europea (UE) sobre ayudas estatales en el caso de la línea aérea Alitalia, que, según se ha anunciado, va a recibir un préstamo de 300 millones de euros del Gobierno italiano para evitar su quiebra. "Seguiremos de cerca el proceso para asegurarnos de que se cumple escrupulosamente la línea establecida por la UE sobre ayudas públicas", ha señalado un portavoz de la compañía.