La aerolínea británica British Airways que se encuentra inmersa en un complejo proceso de fusión con Iberia, transportó 2,6 millones de pasajeros en el mes de marzo lo que representa un descenso del 8,2% con respecto al mismo mes del ejercicio anterior, informó hoy la aerolínea en un comunicado. La compañía redujo los pasajeros en todas sus rutas. En los vuelos domésticos y europeos, el tráfico descendió un 8,7%, mientras que en los enlaces hacia América retrocedió un 9,5%, y las rutas de Asia Pacífico sufrieron un descenso del 11,9%. En las rutas hacia África y Oriente Próximo, se registró un descenso más moderado del 0,7%. La aerolínea explicó que el tráfico de marzo se vio afectado a la baja comparativamente por el calendario festivo, ya que la Semana Santa, en la que tradicionalmente se produce un gran aumento de los pasajeros transportados, cayó el año pasado en marzo y este ejercicio en abril.