Bristol-Myers Squibb registró un beneficio ordinario de 764 millones de dólares en el tercer trimestre del año, o 38 centavos por acción, lo que supera ligeramente la previsión media de los analistas consultados por Thomson Financial. Las ventas crecieron un 22% a 5.100 millones respecto al año pasado. La media de los analistas para el apartado de las ventas era de 5.020 millones en este período. La farmacéutica elevó sus previsiones de beneficio ordinario para 2007 de 1,42 a 1,47 por acción, frente a la anterior previsión de 1,35-1,45 dólares por acción y la media de 1,44 dólares que prevé Wall Street.