El fabricante japonés de neumáticos Bridgestone cerró los nueve primeros meses del año con unas pérdidas netas de 27.461 millones de yenes (204 millones de euros al cambio actual), frente a un beneficio de 49.465 millones de yenes (370 millones de euros) en el mismo período de 2008, anunció hoy la compañía. La cifra de negocio de la corporación nipona se situó en 1,87 billones de yenes (13.950 millones de euros) entre los pasados meses de enero y septiembre, lo que se traduce en una fuerte disminución del 24,8% en comparación con el mismo período del ejercicio precedente.