El banco francés BNP Paribas concluyó los tres primeros meses del año con un beneficio atribuido de 2.283 millones de euros, lo que supone una mejoría del 46,5% respecto al mismo periodo de 2009, informó la entidad, que cifró en 5.000 millones de euros su exposición a la deuda soberana de Grecia.
La cifra de negocio del segundo mayor banco europeo por capitalización y el primero por depósitos alcanzó los 11.530 millones de euros, un 21,7% más, con un incremento del 31,1% en banca minorista, mientras la división de banca de inversión ingresó un 0,6% más. Asimismo, el coste por riesgos de crédito del banco retrocedió un 26,8%, hasta 1.337 millones de euros.

El consejero delegado de BNP, Baudouin Prot, mostró su satisfacción con los resultados cosechados por la entidad, que calificó como "uno de los mejores entre los principales grupos financieros globales".

Por otro lado, BNP Paribas subrayó que "nunca ha comprado un banco griego por lo que no cuenta con exposición material a la economía local del país", mientras que calificó su exposición al sistema bancario griego como "insignificante" y sus compromisos corporativos ascienden a unos 3.000 millones de euros y en gran medida ceñidos a empresas internacionales y del sector del transporte marítimo.

No obstante, la entidad francesa reconoció contar con "cierta exposición, limitada respecto a su tamaño" a la deuda soberana de Grecia, que calcula en unos 5.000 millones de euros, alrededor del 0,4% del conjunto de compromisos de BNP.