El mercado ha presionado mucho a Bernanke, que se encuentra entre la espada y la pared de mercado y economía que "le piden algo para estimular el crecimiento con herramientas limitadas", considera Alexis Ortega, director técnico de Finagentes Gestión.

El mercado ha presionado mucho a Bernanke desde el fin del QEII pues "ha habido un parón en la economía ante la falta de medidas", reconoce Alexis Ortega, director  técnico de Finagentes Gestión. Este experto reconoce que Bernake está entre la espada y la pared pues "tanto mercados como economía le piden algo para estimular el crecimiento, pero tiene herramientas limitadas".

En este sentido, Ortega reconoce que el mandatario de la FED "tenía que hilar batante fino, ha dado veinte días más de prorroga para dar tiempo a que lo que ha estado pasando esta semana  se prolongue algo más". Sin embargo, viendo que las tasas de paro siguen aumentando, los países endeudados no han crecido y Estados Unidos ha visto cómo su PIB sigue revisándose a la baja “hay que destacar la habilidad pues  cuanto menos ha conseguido tiempo”.
El problema de la inflación en Estados Unidos sí que es importante “sobre todo si lo vemos desde los parámetros europeos, que tiene que estar en torno al  2%". Estamos en una situación de decir que hay inflación “y eso puede ser uno de los frenos de Bernanke a seguir utilizando la política que ha hecho hasta ahora”. Sin embargo, después de ver los conflictos que ha habido entre demócratas y republicanos sobr el techo de deuda habrá que ver cuáles son las armas con lasque cuenta Bernanke, porque lo tiene difícil.

Estados Unidos tiene que buscar medidas de expansión económica a través de exportaciones. Lo tiene difícil si pensamos que " China no acaba de solter el control que tiene sobre el Yuan, Europa no para de proteger su divisa y quienes están pagando el pato son divisas marginales como el Franco Suizo o el Yen".  si la economía americana quiere salir, la única vía es reducir el déficit pues si sigue incrementándolo tendrá una situación como la que estamos viviendo en Europa.