El presidente del Bundesbank y miembro del consejo de gobierno del Banco Central Europeo (BCE), Axel Weber, afirmó hoy que la institución emisora europea cuenta aún con "un pequeño margen de maniobra" para reducir los tipos de interés desde el 1,25% si fuera necesario. Sin embargo, advirtió de que situar la tasa rectora de la eurozona por debajo del 1% implicaría el riesgo de provocar una paralización del mercado interbancario privado.
"Soy crítico con una reducción del tipo principal de refinanciación por debajo del 1% ya que implicaría que las entidades prácticamente no serían remuneradas por prestar y esto conlleva el riesgo de provocar la paralización del mercado interbancario privado", dijo Weber en un discurso pronunciado en Hamburgo.

Asimismo, el presidente del Bundesbank advirtió de que una rebaja de tipos excesivo también amenazaría a otros partícipes del mercado, como los fondos y las aseguradoras, provocando "distorsiones adicionales" en los mercados de financiación a corto plazo.

Por otro lado, el banquero alemán consideró que la tasa de depósito, aquella con la que el BCE remunera a las entidades que colocan su liquidez en la entidad presidida por Jean Claude Trichet, ha llegado a su nivel más bajo posible al situarse en el 0,25%.

Respecto, al conjunto de la economía, Weber no dudó en admitir que la crisis financiera "obviamente aún no se ha superado", y apuntó que es "improbable" que se produzca una rápida recuperación de la economía en términos similares al crecimiento "insostenible" registrado en los últimos años.