BBVA cerró el primer trimestre con un beneficio atribuido de 1.734 millones de euros, lo que supone un incremento del 72,6% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, tras las plusvalías logradas de la venta de activos no estratégicos en España y México.

BBVA ha destacado que la cuenta de resultados demuestra la "resistencia y la fortaleza" de los ingresos, a pesar de la "extraordinaria" complejidad del entorno, tras cinco año de crisis económica y financiera.

El consejero delegado de BBVA, Angel Cano, ha subrayado que estos resultados trimestrales demuestran la "fortaleza estructural" de BBVA derivada de su modelo de negocio y de su adecuada diversificación geográfica. "Durante los últimos cuatro años, BBVA ha generado en torno a 5.000 millones de euros en ingresos cada trimestre", ha resaltado.

La tasa de mora del grupo se situó en un 5,3%, con una cobertura del 71%, frente al 5,1% al cierre del ejercicio 2012 y al 4% del primer trimestre del año pasado.

El beneficio por acción (BPA) desde enero a marzo de 2013 se sitúa en 0,31 euros (0,16 en términos de beneficio ajustado), la rentabilidad sobre activos totales medios (ROA) en el 1,25% (0,69% ajustada), la rentabilidad sobre fondos propios (ROE) en el 16,2% (8,1% ajustada) y la rentabilidad sobre fondos propios excluyendo fondos de comercio (ROTE) en el 20,1%  (10,0% ajustada).