Los bancos británicos Royal Bank of Scotland (RBS) y Barclays han caído un 25% desde el jueves, 1 de noviembre, debido al miedo de los inversores por el impacto que puedan tener en las cuentas de esas entidades la crisis hipotecaria de EEUU. Ambas entidades cedían en la tarde de hoy por encima del 5% ante las previsiones de que las problemáticas hipotecas de alto riesgo estadounidenses provocarán en esas entidades más pérdidas de las esperadas.
Las acciones de Barclays se intercambiaban en torno a las 4,50 libras a primera hora de la tarde después de haber perdido un 25% desde el jueves de la semana pasada, cuando comenzó la jornada a 6 libras. Los títulos del RBS, por su parte, caían hoy hasta su mínimo en más de cuatro años, 3,90 libras, tras perder en bolsa un 24,5% en el mismo periodo de tiempo, desde el pasado jueves. Los expertos han anticipado que las "cosas pueden empeorar" si los inversores siguen evitando los valores bancarios británicos por miedo a que las entidades estén ocultando el impacto sufrido por sus inversiones en las problemáticas hipotecas de alto riesgo de Estados Unidos. Barclays ha pintado un panorama positivo de su negocio de inversiones en varias ocasiones desde el verano pero aún así no ha sido capaz de tranquilizar a los inversores. Sin embargo, el RBS no se ha pronunciado sobre su exposición a las hipotecas de alto riesgo o sobre posibles pérdidas de algunos de sus activos, como los instrumentos derivados. "Es asombroso y podría volver a complicar las cosas durante un tiempo a Fred Goodwin (consejero delegado del RBS y artífice principal del éxito del consorcio en la batalla por el ABN)", dijo un banquero al diario británico "The Daily Telegraph". Los analistas de Citigroup han contribuido al pánico de los inversores al señalar que el Barclays, el RBS y el alemán Deutsche Bank son las entidades más endeudadas en Europa.