Bank of Ireland PLC (IRE) ha anunciado que entre marzo y diciembre de 2009 incurrió en una pérdida neta de 1.460 millones de euros debido a los créditos impagados derivados del hundimiento del mercado inmobiliario.
En el ejercicio fiscal cerrado el 31 de marzo de 2009, el banco había logrado un beneficio neto de 18 millones de euros.
La entidad indicó que las condiciones del negocio del primer trimestre siguen siendo "complicadas", debido sobre todo a los elevados costes de financiación.