Bank of America se mantiene firme en su voluntad de comprar Lasalle, la filial estadounidense de ABN AMRO y no considera necesario elevar el precio de su oferta sobre la misma. Lo ha confirmado su presidente, Kenneth Lewis, en una entrevista al diario económico francés "La Tribune".
Bank of America ya ha recurrido la decisión de la justicia holandesa de impedir su compra de LaSalle hasta contar con el visto bueno de los accionistas del banco holandés. En el marco del acuerdo que concluimos con ABN-AMRO, su dirección ha garantizado que podía vendernos LaSalle sin el acuerdo previo de sus accionistas", ha dicho Lewis, para quien la decisión de la justicia holandesa "genera un riesgo de ruptura de este contrato". Lo que Bank of America dice a la dirección del banco holandés es solamente que debe cumplir el contrato en las condiciones firmadas. Preguntado sobre la contraoferta del consorcio liderado por Royal Bank of Scotland superior a la de Bank of America sobre LaSalle, Lewis ha dicho que el contrato estipula que "una contra-oferta no debe estar condicionada". "El consejo de administración de ABN-AMRO ha estimado que la propuesta de RBS estaba condicionada al éxito de su oferta sobre la totalidad de ABN-AMRO. En estad condiciones ninguna otra oferta que cumpla los términos del contrato ha sido presentada. Por tanto no necesitamos elevar el precio de nuestra oferta, es decir, 21.000 millones de dólares", ha sentenciado el jefe de Bank of America. A la pregunta de lo qué hará si los accionistas de ABN-AMRO se pronuncian por la oferta de RBS y no la de Bank of America, Lewis ha advertido de que ello sería "una ruptura de nuestro contrato". "Esperamos que el tribunal de Nueva York no dará la razón y que obligará a ABN-AMRO a respetar los términos" del mismo, ha afirmado. el presidente del banco ha aprovechado para tachar de "sencillamente absurdo" el monto de indemnizaciones por 200.000 millones de dólares evocado por la prensa. Por otra parte, Lewis ha excluido que su banco se asocie con Barclays en el marco de una eventual oferta sobre la totalidad de ABN-AMRO. Lewis considera poco probable que Bank of America intente desarrollarse en la banca minorista en Europa y, si bien "nada es imposible", tampoco vislumbra una gran adquisición en ese terreno en el Viejo continente, porque "no estamos seguros de que lo que hacemos en Estados Unidos sea aplicable en Europa". Su doble estrategia en Europa es, por una parte, desarrollar su actividad en los mercados de capitales y la banca de inversiones y financiación, y, por otra, ampliar a otros países el negocio de las tarjetas de crédito, más allá del Reino Unido, Irlanda y España donde tiene una "presencia significativa".