Bank of America (BofA) confirmó hoy que ha completado la devolución de las ayudas públicas por importe de 45.000 millones de dólares (30.590 millones de euros) que recibió a principios de año en el marco del plan de rescate del sector financiero (TARP) diseñado por el Tesoro.
El mayor banco de EEUU precisó que la devolución de las ayudas fue posible tras completar con éxito la colocación de 1.286 millones de títulos que permitieron captar 19.290 millones de dólares (13.111 millones de euros).

Asimismo, Bank of America precisó que ha abonado al Tesoro 190 millones de dólares (129 millones de euros) en concepto de dividendos asociados a las acciones preferentes de la entidad en manos del Gobierno, que han sido recompradas por el banco. No obstante, el Tesoro conserva en su poder opciones sobre acicones comunes de la entidad.

"Debemos dar gracias a los contribuyentes por permitir al sistema financiero del país y a nuestra entidad el acceso a estos fondos durante un periodo de muchas dificultades", afirmó el presidente y consejero delegado de BofA, Kenneth D. Lewis.

Por otra parte, BofA planea captar 3.000 millones de dólares adicionales (2.038 millones de euros) a través de la venta de determinados activos, operación que aún debe recibir la autorización de la Reserva Federal.

CITIGROUP AMPLIARÁ CAPITAL PARA DEVOLVER LAS AYUDAS

Asimismo, el banco estadounidense Citigroup estudia realizar una ampliación de capital con el objetivo de captar 20.000 millones de dólares (13.560 millones de euros) y devolver así parte de los 45.000 millones de dólares en ayudas públicas recibidas, según informa la cadena estadounidense CNBC.

De hecho, según las fuentes consultadas, el consejero delegado de Citi, Vikram Pandit, ha cambiado su agenda para poder anunciar la ampliación de capital, que seguiría un modelo similar al aplicado por Bank of America.

Al devolver las ayudas públicas, Citigroup podría abandonar la supervisión del 'zar salarial', designado por el Gobierno para controlar los salarios en las entidades rescatadas.

Sin embargo, CNBC apunta que Citigroup podría encontrar más dificultades que Bank of America a la hora de abandonar el TARP, ya que ha recibido más apoyo público y el Gobierno controla más de la tercera parte del accionariado del banco, además de garantizar activos por valor de 182.000 millones de dólares (123.717 millones de euros).