El Bank Austria, que pertenece al grupo italiano Unicredit, anunció hoy en Viena que su beneficio neto se redujo el año pasado hasta 1.143 millones de euros, algo más de la mitad que en 2007. Asimismo, las amortizaciones debido a la crisis financiera internacional causaron en el cuatro trimestre pérdidas de 457 millones de euros, lo que redujo el beneficio de 1.600 millones alcanzado en los primeros nueve meses del año.