Banesto ha obtenido un beneficio neto atribuido de 584,08 millones de euros entre enero y septiembre, en línea con las previsiones de los analistas, con un incremento del 13,3% en comparación con el mismo periodo de 2006. La "evolución de los mercados" ha hecho que los recursos de clientes consignados fuera de balance, entre ellos los fondos de inversión, hayan retrocedido el 5,6% respecto a septiembre del año pasado, mientras que los recursos gestionados dentro de balance se han elevado el 20,5%, con lo que los recursos totales crecieron el 15,6%.
Banesto tuvo un beneficio neto atribuido de 584,08 millones de euros entre enero y septiembre, en línea con las previsiones de los analistas, que supone un incremento del 13,3% frente al mismo periodo de 2006, informó hoy el banco a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Estos resultados habrían mejorado un 25,7% si no fuera por los ingresos extraordinarios que le reportó la venta de la inmobiliaria Urbis el año pasado, que lógicamente ya no existen este año, explica la entidad presidida por Ana Paticia Botín. La "evolución de los mercados" hizo que los recursos de clientes consignados fuera de balance retrocedieran el 5,6% respecto a septiembre del año pasado, hasta 14.406 millones, lastrados por los fondos de inversión, que bajaron el 7,3% y se situaron en 11.613 millones. Los recursos gestionados dentro de balance, por su parte, se elevaron el 20,5%, con lo que los recursos totales crecieron el 15,6%, hasta los 93.805 millones de euros. La actividad crediticia se mantuvo como uno de los motores de las cuentas de la entidad presidida por Ana Patricia Botín, ya que creció el 24,5%, hasta alcanzar los 72.491 millones y dentro de ella, los créditos con garantía real -que incluyen las hipotecas- aumentaron el 20,7%, con lo que esta cartera llegó a los 37.499 millones. La morosidad, una de las variables de las cuentas de los bancos que más se vigilan desde que empezara a subir el euribor, se mantuvo en el 0,43%, el mismo nivel que en septiembre de 2006, con un porcentaje de cobertura para posibles insolvencias del 365%. El margen de intermediación -diferencia entre ingresos por créditos y gastos por depósitos- correspondiente a los nueve primeros meses del año se situó en 1.076,6 millones, un crecimiento del 18,6% que se cimentó en la buena evolución del negocio, especialmente en el segmento de pymes y empresas, que compensó el menor aumento de las hipotecas. Banesto logró ingresar 498,1 millones de euros por servicios y por la venta de seguros, un 7,8% más que un año antes, en tanto que ganó 428,44 millones en concepto de comisiones, un 5,3% más, y otros 106,6 millones por las operaciones financieras realizadas. Todo esto condujo a un margen ordinario de 1.682,2 millones de euros, con un incremento del 14,5% en comparación con el registrado a cierre de septiembre de 2006. Si se descuentan los relativamente contenidos gastos de explotación a los que Banesto hizo frente en estos nueve meses, que se elevaron a 614,82 millones, o un 4,6% más, el margen de explotación -el que mejor refleja la actividad más típica de un banco- se situó en 964,76 millones de euros tras crecer el 23%. Esta evolución, dentro de los objetivos del banco, permitió a Banesto lograr una nueva mejora del ratio de eficiencia (porcentaje de ingresos que consumen los gastos), que pasó al 36,8% desde el 39,2% que registró un año antes. Además, las dotaciones netas para insolvencias de la entidad ascendieron a 161,8 millones, un 20% más que las realizadas un año antes, en tanto que las provisiones genéricas -que se dotan como consecuencia del aumento del negocio- representaron el 80% de esta cantidad. Por líneas de negocio, la banca comercial y corporativa generó unos ingresos de 1.508 millones, lo que representó un incremento del 13,8% en comparación con un año antes y supuso un 89,7% del margen ordinario del Grupo. Esta evolución de ingresos y gastos condujo a un incremento del 21,8% del beneficio antes de impuestos, que se situó en 818,6 millones.