El Banco Nacional de Suiza  registró una pérdida de 4.700 millones de francos (3.180 millones de euros) en su ejercicio 2008, luego de haber registrado un beneficio de 8.000 millones de francos el año anterior. Esta diferencia se debe principalmente a pérdidas de cambio que sufrió la entidad en sus inversiones en divisas y al hecho de que en 2007 sus reservas de oro se habían revalorizado, indicó el Banco mediante un comunicado. Sus existencias actuales del metal se elevan a 1.040 toneladas, tras haber concluido la venta de 250 toneladas que inició a mediados de 2007. En los últimos años, la elevada cotización del oro habían generado importantes plusvalías a la entidad, pero el año pasado se registró el efecto contrario con una reducción de 700 millones de francos (473 millones de euros).