Las acciones de Babcock & Brown han llegado a caer hasta un 32% el viernes por temores sobre su posición de deuda, a pesar de alcanzar un acuerdo de 3.600 millones de libras (7.500 millones de dólares australianos) para adquirir la británica Angel Trains. Las acciones han descendido hasta un mínimo de 4,70 dólares australianos después de que los analistas rebajaran su calificación del segundo mayor banco de inversión de Australia al considerar que está sufriendo una crisis de confianza que será difícil de superar tras el drástico descenso de su valor de mercado del jueves, que le obligó a negociar con los banqueros. Babcock & Brown explicó el jueves que se reunirá con su sindicato bancario para ver si deciden revisar su facilidad de deuda de 2.800 millones de dólares australianos, después de que la capitalización de mercado del banco de inversión descendiera por debajo del umbral de 2.500 millones de dólares australianos.