BAA, la filial aeroportuaria británica de grupo , espera cerrar la refinanciación de su deuda a principios del tercer trimestre y que estudia una estructura combinada de deuda bancaria y bonos con el objetivo de maximizar las posibilidades de éxito en un entorno de mercado complicado. Por un lado, BAA quiere migrar los actuales bonistas a una estructura respaldada por los activos regulados (Heathrow, Gatwick y Stansted y Heathrow Express) y también pretende lograr un crédito bancario respaldado con los aeropuertos no regulados que el grupo tiene en Reino Unido. BAA precisa que tanto la financiación respaldada con los activos regulados como la obtenida por los no regulados se cerrarán de manera simultánea.