El gestor aeroportuario británico BAA obtuvo en el primer trimestre del año un beneficio neto consolidado de 482 millones de libras (606 millones de euros, al cambio actual), frente a los 73 millones de libras (92 millones) de 2007, gracias a la venta de World Duty Free. BAA, que obtuvo 517 millones de libras (650 millones de euros) por la venta de las tiendas de los aeropuertos, registró una pérdida operativa de 51 millones de libras (64 millones), afectado por unos mayores costes en seguridad, por los costes del lanzamiento de la Terminal 5 de Heathrow y por una reducción en el valor de algunas de sus inversiones. Los ingresos por operaciones continuadas del grupo ascendieron a 506 millones de libras (636 millones de euros), un 8,8% más que en el mismo período de 2007, con un incremento del tráfico de pasajeros del 1,2%.