La filial de vehículos de lujo del grupo Volkswagen Audi subió en el primer trimestre del año el beneficio operativo hasta 514 millones de euros (807 millones de dólares), un 28,2% más que en el mismo periodo de 2007. Audi informó hoy en un comunicado de que la facturación bajó en los tres primeros meses del año un 4,5%, hasta 8.290 millones de euros (13.015 millones de dólares), en comparación con las cifras del año anterior, debido a efectos de los tipo de cambio. La marca de los cuatro anillos incrementó las entregas entre enero y marzo el 1,3%, hasta 251.268 vehículos. El director ejecutivo de Audi, Rupert Stadler, quiere vender hasta finales de año más de un millón de vehículos.