La inmobiliaria valenciana Astroc se convirtió en la protagonista de la semana al revalorizarse, en sólo tres sesiones, un 47,06%, tras la dimisión de su presidente, Enrique Bañuelos, y apoyada en sus planes de fusión con la inmobiliaria catalana Aisa.
La compañía, que marcó el pasado martes su precio mínimo del año en 8,18 euros, hoy cerró a 12,03 euros tras caer en la sesión el 5,65%, con lo que su capitalización se eleva a 1.458 millones de euros. Con el repunte acumulado desde la salida de Bañuelos, la inmobiliaria valenciana ha recuperado parte del terreno perdido entre marzo y abril, cuando su caída en picado arrastró al resto de compañías del sector del ladrillo. En febrero, sus acciones llegaron a valer 75 euros, lo que suponía una revalorización de más del mil% respecto a los 6,40 euros a los que debutó en el parqué, el 24 de mayo de 2006. Pese a la recuperación de los últimos días, Astroc acumula una caída del 83,96% desde sus máximos. La decisión de su fundador, Enrique Bañuelos, de desvincularse completamente de la gestión de la compañía y el nombramiento como nuevo presidente de Juan Carlos Nozaleda, cuya familia es dueña de la inmobiliaria Nozar, sirvió de apoyo para el último despegue de Astroc en bolsa. La gestión de Bañuelos fue castigada por el mercado y, en un intento de salvar la compañía, el empresario valenciano negoció su salida con el resto de accionistas, entre los que cobró especial protagonismo Nozar, que pactó el aumento de su participación del 9 al 24,9%. También cedió poder en favor de un nuevo consejero delegado, Juan Antonio Alcaraz, quien a los pocos días de ser nombrado anunció la fusión de Astroc con Rayet Promociones y Landscape, de las que controla el 49%, respectivamente. Al grupo fusionado, que tomará el nombre de Landscape, se podría unir también la catalana Aisa, que está en conversaciones preliminares con Astroc, sin que por el momento exista ningún acuerdo económico ni corporativo sobre el grupo resultante