Se aprecia una recuperación en el negocio onshore y un margen superior al esperado en la división de servicios, mientras que en offshore se observa la volatilidad revista en la entrada de pedidos.

Según informa Renta 4, la compañía Siemens-Gamesa presenta un EBIT que cede 40 puntos porcentuales, con una bajada en el margen de 1,4% a consecuencia de unos menores precios y el menor volumen de ventas onshore.

Se recoge el impacto extraordinario positivo de una reversión por deterioro prevista para el siguiente semestre y el comportamiento de las divisas, mejorando con ello las expectativas de consenso.

La generación de caja está funcionando adecuadamente, aunque los pagos a Adwen y la estacionalidad del circulante, reducen la posición neta de caja hasta 112 millones de euros desde los 341 millones que obtuvo en diciembre de 2017. La compañía confía en cambiar la tendencia durante el segundo semestre.

La compañía reitera la guía establecida para 2018 que sitúa las ventas entre 9.000 y 9.600 millones de euros, con el margen EBIT entre el 7% y el 8% esperando llevar a cabo inversiones por 500 millones de euros.

La acción se ha revalorizado desde mínimos en un 54%, lo que podría suponer una reacción positiva de la cotización.