Las aerolíneas, que afrontan grandes pérdidas de ingresos por la nube de ceniza volcánica que ha interrumpido el tráfico aéreo en el norte de Europa, no podrán reclamar la cobertura de esas perdidas porque sus seguros no contemplan sucesos de ese tipo, comentan las aseguradoras.