No pudo ser de otra manera. Anoche, los diputados de la Legislatura de Neuquén aprobaron el acuerdo entre YPF y Chevron para explotar los yacimientos de Vaca Muerta.

La votación no fue fácil, ya que se desarrolló entre las duras protestas de los trabajadores petroleros que no estaban a favor del acuerdo. Según recoge Europa Press, los manifestantes, alrededor de 5.000 personas, que consideran que el acuerdo por el que Chevron invertirá 1.240 millones de dólares atenta contra la soberanía energética del país.  Según informa el diario Clarín, antes de que se iniciara la votación hubo, al menos un herido de bala provocado por los disturbios.

La votación salió adelante con 25 votos a favor, dos en contra y ocho abstenciones. La ley contó con el respaldo de la mayoría de los diputados del Movimiento Popular Neuquino (MPN) y de fuerzas afines al kirchnerismo como Frente Grande-Nuevo Encuentro, entre otras


En un contexto de hostilidad, algunos diputados del partido en el gobierno acusaron a la antigua propietaria de YPF, la española Repsol, de instigar los conflictos.

La votación se ha celebrado entre una agria polémica que enfrenta a aquéllos que piensan que el acuerdo con Chevron supondrá una gran oportunidad de riquezas para la región y los que creen que se ha actuado de espaldas a la ciudadanía. Hace sólo unos días YPF se negaba a entregar el contrato firmado con Chevron a la justicia. De hecho, el propio presidente de la Legislatura, Jorge Sapag, asegura que hay algunas claúsulas del acuerdo que 

En este sentido, –según recoge Clarín- Con este convenio se recaudarán en los próximos 35 años 11.000 millones de dólares en concepto de ganancias y más de 12.000 millones en concepto de regalías, ingresos brutos y otros tributos.