El empresario Américo Amorím, uno de los principales accionistas del Banco Popular, es el portugués más rico del mundo, según la revista "Forbes", que sitúa al 'rey del corcho' en el puesto 183 del ranking de los 793 hombres con más dinero del mundo.

La sorpresa de este año ha sido la salida de la lista de millonarios del dueño del grupo Sonae, Belmiro de Azevedo, que la integraba desde 2004 y era el único portugués en la lista hasta el momento.

Sin embargo, el año pasado perdió el primer puesto entre los portugueses para dejárselo a Amorím, que entró directamente al puesto 132, con una fortuna valorada en 7.000 millones de dólares (5.477 millones de euros).

Este año, Azevedo salió y Amorím permaneció, aunque bajó al puesto 183, ya que ahora su fortuna está valorada en 3.300 millones de dólares (2.582 millones de euros).