American Airlines ha cerrado un acuerdo con diversos bancos estadounidenses para flexibilizar los términos de su préstamo, cuya cifra asciende a 433 millones de dólares (307 millones de euros) y que vencerá en diciembre de 2010. A pesar de que la compañía no ha hecho públicos los detalles de la operación, 'Financial Times' cree que esta última revisión se produce debido a la caída de la demanda de los viajeros en el transporte aéreo y al aumento del precio del petróleo. En este sentido, considera que teniendo en cuenta que se podría producir la bancarrota de ulteriores compañías aéreas antes que el negocio repunte, diversas aerolíneas han recortado su programación y están tratando de cerrar aumentos de capital.