Alemania y Suiza han llegado a un consenso para renovar su acuerdo de doble imposición que contempla la ayuda del Gobierno de Berna al de Berlín a la hora de perseguir a defraudadores fiscales. Suiza ha suscrito ya nuevos acuerdos de doble imposición con seis países, entre ellos EEUU y Francia, que prevé la ayuda institucional en cuestiones fiscales basándose en el artículo 26 del tratado de la OCDE al respecto. Suiza aspira a suscribir hasta final de año acuerdos similares con más de una docena de países para poder ser borrada de la lista negra de paraísos fiscales elaborada por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).