Aguas de Barcelona dijo el martes que ha vendido su filial de inspección y certificación Applus+ a un consorcio presidido por el grupo de inversión Carlyle por 1.480 millones de euros, generando unas plusvalías netas para el grupo de aguas, por los fondos que recibe, de unos 210 millones de euros.
"Agbar (53,1%), Unión Fenosa (25%) y Caja Madrid (21,9%), accionistas de Applus+ hasta el día de hoy, acaban de firmar esta tarde el contrato de venta de esta compañía al grupo estadounidense de gestión de fondos The Carlyle Group, Caixa de Catalunya, Caixa de Sabadell, Caixa de Manresa, Caixa de Terrassa, Caixa de Tarragona y Real Automóvil Club de Catalunya (RACC)", dijo Agbar en una nota de prensa. El fondo estadounidense, que opera en España desde sus oficinas en Barcelona, abiertas en 2001, y hace poco compró a Telefónica su sede en la ciudad, el edificio Estel, por unos 220 millones de euros, ha competido hasta el final con Eurazeo, después de que otros grupos, como el británico BC Partners, Cinven y el escandinavo Eqt se descolgasen en la fase final de la puja.