No hay más que negociar. Así de rotunda se mostró Telefónica ante la petición de Portugal Telecom de ampliar el plazo de negociación sobre la oferta realizada sobre Vivo ya “extinguida” desde el pasado viernes, según ha reconocido el presidente de la operadora española, César Alierta.
Telefónica retira su oferta por Vivo. Así lo aseguró el presidente de la operadora española, César Alierta, durante el fin de semana después de que Portugal Telecom solicitara el pasado viernes ampliar el plazo de negociación sobre Vivo. Un plazo que desde Telefónica han rechazado anunciando que su oferta de 7.150 millones de euros por la brasileña “ha quedado extinguida por no haberse aceptado en el plazo fijado por el consejo de administración de Portugal Telecom”. Ante este escenario, las acciones de Telefónica cotizan con descensos del 0,53% hasta cotizar en los 16,08 puntos mientras que Portugal Telecom se lleva el peor castigo al perder en su cotización un 3,69% hasta los 7,75 euros.

Y es que la negociación nunca fue un camino de rosas. En el primer consejo de Portugal, el 74% de los accionistas aprobó la venta, pero el gobierno luso puso sobre la mesa la “acción de oro” que impedía la operación. El pasado día 8 el Tribunal de Justicia declaraba ilegal este método pero el Ejecutivo volvía a reiterar su veto.

Portugal Telecom pidió el pasado viernes a Telefónica ampliar el plazo para la negociación por la venta de Vivo, después de que el consejo de administración de la firma lusa concluyera sin acuerdo sobre la oferta de la española para hacerse con su participación del 30% en la brasileña a un precio de 7.150 millones de euros.

El grupo español había dado de plazo límite al operador luso para decidir sobre dicha propuesta hasta las 23.59 horas de este viernes (horario portugués, una hora más en España). PT había pedido a Telefónica una prórroga con el objetivo de que las negociaciones continúen a un nivel más profundo, es decir, desde la junta del comité ejecutivo de la lusa.