ACS y Globalvía, concesionaria de FCC y Caja Madrid, competirán por la construcción y posterior explotación de un tramo de autopista de acceso al Golden Gate de San Francisco (Estados Unidos), un proyecto valorado en unos 1.000 millones de dólares (unos 740 millones de euros. Los grupos españoles son dos de los tres que han resultado seleccionados por el Departamento de Transportes del Estado de California para presentar ofertas al contrato, informó Globalvía.