Acerinox ha obtenido un beneficio neto de 424 millones de euros en los primeros nueve meses del año, un 56% más que en el mismo periodo de 2006, a pesar de que en el tercer trimestre la demanda bajó por la caída de precios del níquel y además se contabilizó una provisión por ajuste de existencias de 115 millones de euros. No obstante el grupo prevé aumentar tanto la producción como las entregas a final de año al reactivarse la demanda en las últimas semanas.