Abengoa ha anunciado a la CNMV un beneficio neto de 5.561 millones de euros, debido al beneficio no recurrente derivado de la reestructuración financiera, y unas ventas de 336 millones de euros. Como consecuencia de dicha reestructuración, la compañía reconoce una reducción de su endeudamiento de más del 50%.

Abengoa ha anunciado hoy sus resultados financieros del primer trimestre, con un resultado neto que ascendió a 5.561 millones de euros, debido principalmente al beneficio no recurrente por importe de 5.814 millones de euros recogido en la cuenta de resultados derivado de la reestructuración financiera que se compone de los siguientes elementos: (i) cancelación de pasivos financieros por 8.461 millones de euros, (ii) alta de nueva deuda refinanciada por (1.943) millones de euros, (iii) efecto impositivo por (566) millones de euros y (iv) comisiones y otros gastos por (138) millones de euros.

Este beneficio de carácter no recurrente se ha calculado teniendo en cuenta la fecha efectiva del Contrato de Reestructuración, el 31 de marzo de 2017. En esa fecha, el valor de cotización de las acciones de clase A era de 0,055 euros y de 0,024 euros para las acciones de clase B. El reconocimiento de este resultado positivo proveniente de la quita de deuda y las ampliaciones de capital previstas en el Contrato de Reestructuración, compensan en gran medida las pérdidas reconocidas al cierre del ejercicio 2016 y ha permitido reestablecer el equilibrio patrimonial en Abengoa.

Durante el primer trimestre de 2017 Abengoa ha registrado ventas de 336 millones de euros y un EBITDA negativo de 24 millones de euros. Estas cifras excluyen el impacto de la actividad de bioenergía y de las concesiones de las líneas de transmisión de Brasil, que se presentan como resultados procedentes de operaciones discontinuadas.

Durante este periodo, Abengoa ha incurrido en gastos relacionados con el proceso de reestructuración financiera de, entre otros, servicios profesionales independientes por importe de 2 millones de euros. Excluyendo estos gastos no recurrentes, el EBITDA hubiera ascendido a 28 millones de euros, en línea con el mismo periodo de 2016. La reestructuración financiera ha implicado una reducción significativa en el endeudamiento financiero bruto consolidado de la Compañía, que ha pasado de 12.258 millones de euros a cierre del ejercicio 2016 a 5.734 millones de euros a 31 de marzo de 2017.

abengoa

De estos 5.734 millones de euros de endeudamiento financiero bruto, 2.257 millones de euros corresponden a deuda de sociedades clasificadas como mantenidas para la venta. Durante el pasado mes de marzo, Abengoa completó su proceso de reestructuración financiera. El 28 de marzo la Compañía procedió a ejecutar los aumentos de capital social y emitir los warrants que habían sido aprobados por la Junta General de accionistas el 22 de noviembre de 2016. Finalmente, el 31 de marzo se admitieron a negociación las acciones clase A y clase B emitidas en la referida ampliación de capital y los warrants en las bolsas de Madrid y Barcelona, considerándose en ese momento efectiva la reestructuración financiera.

Por último, uno de los aspectos más relevantes de la gestión en Abengoa es la seguridad en el trabajo. En este sentido, la compañía ha continuado con las mejoras en el campo de Seguridad y Salud donde alcanzó un Índice Frecuencia Con Baja (IFCB) del 6,3, muy por debajo del índice oficial del Sector de la Construcción (39,3), el de la Industria (30,4) o el del Montaje Industrial (11,9), un avance significativo en nuestro camino para alcanzar el objetivo de Cero Accidentes.

Resultados por segmento

Las ventas en la actividad de ingeniería y construcción alcanzaron 295 millones de euros y un EBITDA de (49) millones de euros, frente a 391 millones de euros y 7 millones de euros respectivamente en los tres primeros meses de 2016.

 

 

 

Esta disminución se atribuye principalmente a la fuerte limitación de recursos financieros a la que lleva sujeta la Compañía durante más de año y medio, con la consecuente ralentización en el desarrollo del negocio, especialmente proyectos en Norteamérica, Sudamérica y Sudáfrica. Además, la cifra de EBITDA incluye el impacto de los gastos de servicios profesionales derivados de la reestructuración por importe de 52 millones de euros mencionados anteriormente.  Ajustando por este gasto no recurrente, el EBITDA de ingeniería y construcción alcanzaría los 3 millones de euros.

La cartera de ingeniería y construcción a 31 de marzo de 2017 asciende a aproximadamente 2.400 millones de euros, tras la contratación de nuevos proyectos por valor aproximado de 200 millones de euros en Chile, Argentina, Reino Unido y Bélgica, entre otros.

Las ventas de la actividad de infraestructurasde tipo concesional alcanzaron 41 millones de euros y un EBITDA de 25 millones de euros en el primer trimestre, comparado con 34 millones de euros y 21 millones de euros en los tres primeros meses de 2016. Este aumento se atribuye, principalmente, a los ingresos de la planta termosolar Khi en ABENGOA Innovative technology solutions for sustainability 3 Sudáfrica que entró en operación a finales del ejercicio 2016, así como a mayores rendimientos en determinados activos concesionales en Argelia, Uruguay y Brasil.