Wall Street comienza la sesión en positivo gracias al impulso provocado por los resultados empresariales, a pesar de la precaución de los inversores ante el inicio de la reunión anual de los banqueros centrales en Jackson Hole.

Todos atentos a cualquier palabra o movimiento de la presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, o del presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi. Sin embargo, todavía habrá que esperar a mañana, día en el que está programados sus discursos en el marco de la reunión anual de banqueros centrales de Jackson Hole.

A la espera de que esas comparecencias se produzcan, las acciones estadounidenses han comenzado la sesión en positivo. El Dow Jones sube un 0,19%, el S&P 500, un 0,19%; y el Nasdaq, un 0,30%; tal y como adelantaban los futuros en la preapertura.

A pesar de la expectación provocada, en el fondo no se espera que ni Yellen ni Draghi den ninguna noticia significativa sobre la política monetaria de sus respectivos bancos centrales.

Así, desde Janlyn Capital LLC, señalan que no creen que sea posible que alguna noticia de calado salga de Jackson Hole, por lo que la extrema atención que está acaparando la cita se debe a la escasez de referencias en los mercados en pleno mes de agosto.

Ayer los principales índices de la Bolsa de Nueva York cerraron con pérdidas, con un mercado preocupado por la amenaza del presidente Donald Trump de paralizar el gobierno si los fondos para la construcción del muro fronterizo con México no están garantizados.

Antes del inicio de la sesión el Departamento de Trabajo ha dado a conocer que las solicitudes semanales de subsidio por desempleo se incrementaron en 2.000, hasta las 234.000, en la semana que terminó el 19 de agosto. Economistas consultados en un sondeo de Reuters habían proyectado un alza hasta las 238.000 peticiones.

Ya durante la sesión se publicarán los datos de venta de viviendas de segunda mano de julio. Se espera una cifra de 5,57 millones, frente a los 5,52 millones del mes anterior.

Ya en el plano empresarial, destacan los incrementos de las compañías minoristas, después de que algunas de ellas presentaran sus resultados trimestrales.

Así, las acciones de Tiffany suben un 3,30% después de publicar sus cuentas. La compañía deja atrás dos ejercicios de números rojos al lograr un beneficio de 207,9 millones de dólares.

Otra firma de joyas, Signet Jewelers sube cerca de un 21%, después de comunicar la adquisición de otra joyería.

Dollar Tree sube un 8,91%, mientras que Abercrombie & Fitch avanza alrededor de un 14% después de perder menos de lo que esperaban los analistas.

Sin embargo, Hormel Foods y J.M. Smucker ceden cerca de un 8% después de que los fabricantes de alimentos envasados informaron resultados decepcionantes, al tiempo que revisaron a la baja sus previsiones anuales.